El Hogar

El Arca tiene su inicio en un hogar, hace mas de cincuenta años. Es ahí que Jean Vanier, Fundador de El Arca , descubre que

“las personas con discapacidad intelectual nos enseñan el camino de la confianza, la sencillez, el amor y la unidad”

A diferencia de otras casas hogares donde hay turnos para cuidar a los beneficiarios, en El Arca vivimos asistentes y personas acogidas en un mismo hogar como una familia, compartiendo la vida cotidiana con sus altas y bajas.

Los quehaceres se reparten entre todos, las celebraciones se planean juntos, y las personas acogidas son los miembros eje. Durante el día, ellas salen a sus actividades en nuestro propio taller o en alguna otra organización según sus necesidades y deseos.

Se elabora para cada persona acogida un proyecto personal que toma en cuenta sus habilidades, retos y anhelos.

Nuestro enfoque es en facilitar a la persona acogida el convertirse en sujeto activo de su propio futuro y acompañarlas hacia una mayor autonomía y bienestar de su cotidianidad, apoyándose en sus propios recursos.